¿En qué consiste un Proceso Constituyente?

Un proceso constituyente es el proceso fundacional de un Estado democrático que crea una nueva Constitución según la voluntad y las necesidades de los ciudadanos.

Un proceso constituyente tiene las siguientes características:

  • Es pacífico: no es impuesto por nadie y es consecuencia de unas elecciones convocadas especialmente al efecto.
  • Una asamblea constituyente es la que debate y decide el texto de la constitución.
  • La nueva Constitución es elaborada en libertad y con participación amplia.

A diferencia de una reforma constitucional, la cual implica cambios puntuales a determinados artículos de una constitución vigente, utilizando los mecanismos previstos en ella para su reforma, un proceso constituyente supone elaborar una nueva Constitución.

En el caso chileno, tal como hemos tratado anteriormente, en abril de 2015, la presidenta Michelle Bachelet anunció el inicio de un proceso constituyente para la redacción y aprobación de una nueva Constitución Política para el país, en remplazo de la Constitución de 1980.

El proceso consiste de tres instancias de participación ciudadana. Los ciudadanos aportarán sus ideas y valores a través de una consulta web o un encuentro local auto-convocado, para luego pasar a un encuentro provincial y finalmente a uno regional, que darán origen a un documento denominado “Bases ciudadanas para la nueva Constitución” el cual sera el sustento de la nueva constitución.

Luego se planea reformar la Constitución de 1980 para permitir un mecanismo de remplazo de la misma, la cual podrá ser una comisión bicameral, una comisión mixta entre congresistas y ciudadanos, o una asamblea constituyente, la cual redactará la nueva Constitución y la someterá a plebiscito.